miércoles, 26 de enero de 2011

LA Sexorcisto

Llevo cosa de un mes que no paro de escuchar este disco de 1992, todo un redescubrimiento el que estoy haciendo y con el que estoy disfrutando lo que no está escrito. En su día cuando descubrí a la banda con Astro Creep 2000 recuerdo que me gustó, pero nunca llegué al nivel de dependencia en el que a día de hoy me encuentro. Si tuviese que nombrar 5 discos de los 90 no dudaría ni un momento en poner a LA Sexorcisto dentro de ese grupo. Por cierto si vuelvo a oir que los 90 no fue una buena década para el Rock os juro que no respondo de mis actos. A alguno le parecerá exagerado que alguien pueda pensar que fueron mejor década que los 80 mismamente, pero servidor así lo cree.
Enchúfate una canción como Black Sunshine o Thunder Kiss'65 y dime que no vale nada. No hay cojones a afirmar algo así, imposible.

Este álbum seguramente es en el que nos encontramos al mejor Rob de todos, con un groove rompedor y un ritmo en su tono inigualable. La base rítmica es rompedora y el sonido es ideal para la banda, sonando moderna pero con ciertamente orgánica gracias a una producción y sonido sin tantos medios como años posteriores.

De aquí para atrás no he escuchado nada de la banda, algo que quiero remediar, porque estoy seguro me puedo encontrar con cosas muy interesantes.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

pam pam param param pam param, yeah! el riff de thunder kiss es brutal. Así a ojo te diría que es mi disco preferido de los 90'. Me encanta Zombie en solitario pero mataría por haber visto a White Zombie...
Y ya que los mencionas, los discos anteriores no están mal, pero la producción de ambos es bastante mala.

Saludos,

N.Anselmo.

Nortwinds dijo...

pues hace no se cuanto que no lo escucho, lo meto en el mp4 y manana pal curro

saludos

Ofersan dijo...

Un puto clásico!!!!!! Sin duda el Heavy Metal clásico era la base, pero diferente, servidor los vio en el 95 en London, eran brutales.

Da Muzz dijo...

Una gran obra, muy superior a toda su discografía anterior. Una prueba de la exuberancia musical que se vivió en la primera mitad de los noventa.
Un saludo