sábado, 15 de mayo de 2010

TRANSATLANTIC Razzmatazz 2 14/05/10

Describir lo que ayer vivimos la gente que presenciamos el concierto de Transatlantic se me hace muy difícil, y diciendo eso y sabiendo mínimamente los músicos que componen en directo (detalle importante) Transatlantic, debería bastar.

Esta banda sueca-americana-inglesa después de editar The Whirlwind y viendo la expectación creada decidieron recorrerse Europa en una gira donde desde el inicio ofertaron shows de 3h y media de duración (descanso incluído) y donde "sólo" les da tiempo a interpretar cinco canciones. Bueno, esto último es un poco vacilada, sus canciones son suites de entre 20 y 30 minutos, y por ejemplo el último disco se lanzaron a por la megasuite de 78min donde en directo se alarga casi hasta la hora y media de duración y forma parte de la primera parte del show.

No obstante todo esto de los minutajes da igual, porque no creo que a nadie ayer en la sala le hubiera importado que tocasen un par de canciones más y así llegar a las cuatro horas y media. Admito que fue duro estar tantas horas de pie y más después de uno levantarse ese día a las seis y media de la mañana y pasarse ocho horas currando de pie, pero lo de ayer fue tan increíble que servidor hubiese aguantado fuese como fuese.

Recapitulemos brevemente para quien ande un poco perdido: Neal Morse (ex Spock's Beard), Mike Portnoy (Dream Theater), Pete Trewavas (Marillion) y Roine Stolt (The Flower Kings) se juntan en el 2000 y editan el primer disco de Transtlantic SMPTe donde cinco canciones (cuatro en el caso de su segundo álbum del 2001 Bridge Across Forever) forman el disco. Transatlantic reúne lo mejor de cada uno de ellos formando una banda de progresivo donde desatan toda su imaginación, y donde el significado de "sin barreras" adquiere todo su esplendor, moviéndose por terrenos clásicos del progresivo y como siempre donde Neal Morse tiene un fuerte acento compositivo, algo de Beatles en muchas de sus melodías. Para su gira por Europa en el 2003 contaron como colaborador en el escenario haciendo un poco de todo con el líder de los suecos Pain of Salvation Daniel Gildenlöw, músico que muchos fans de Transatlantic todavía no entendemos la razón por la que no esté formando parte de la banda en estudio.

Con esta formación se presentó ayer este supergrupo en Razz 2, con una expectación enorme de todo el público, y donde absolutamente nadie quedo decepcionado, es más, las expectativas en muchos casos se vieron superadas.

The Whirlwind como decía abrió (y cerró) la primera parte del show, con un Mike Portnoy (batería) situado a la izquierda del escenario y de lado, Neal Morse (voz y teclado) en la parte izquierda encima de una tarima, y Stolt (voz y guitarra) y Trewavas (voz y bajo) en el centro. Daniel (guitarra, teclado, percusión y ganas) estaba situado en segunda línea y fue el miembro que más se movía de un lado a otro.

El punto negativo fue el sonido por momentos, ciertos acoples en el inicio, que al final se resolvieron y que no enturbiaron mucho su show. Nada más. Y lo mejor de Transatlantic en directo es su química y como esta se contagia al público, es algo muy especial que cuesta explicar, pero ciertamente ayer en Razz ese aura flotaba en el ambiente.
Lo de Portnoy a la batería es para abrir una entrada nueva. Desde el 2000 habré visto a Mike con Dream Theater 8 ó 9 veces y no recuerdo haberle visto tocar así de bien nunca, sólo podría compararlo con su impresionante show registrado en el DVD Scenes from NY, pero lo de ayer fue descomunal. Quizás fuera el hecho de verlo en una sala pequeña y con un estilo que deja mucho a la improvisación y al lucimiento, pero sin duda ayer me hizo recordar porque admiro tanto a este tío como músico. Grande Mike.
Sobre el papel de Daniel Gildenlöw también es de dar de comer aparte, ya que como le decía a mi colega Edu antes del concierto cuando me preguntaba qué hacía Daniel en directo: es la pincelada de oro. El tío no para de darle color a cada segundo de música, ya sea con sus coros, con sus detalles de percusión, con el teclado, ayudando a Stolt con la guitarra, sus solos, etc, todo un lujazo ver a este tío sobre un escenario. Un detalle que ejemplifica lo que digo es la aportación a un tema ya de por sí perfecto como es We All Need Some Light, él con unas simples notas de piano eleva la composición a un nivel superior. Habrá que estar atentos al DVD de la gira a finales de año.
Duel With the Devil y Stranger in Your Soul, ambos de su segundo álbum, para servidor fueron seguramente los momentos más álgidos de la noche. Del primero porque seguramente contiene el mejor estribillo de la discografía de la banda, y el segundo por ser la clara definición de Transatlantic, todo lo bueno de esta banda lo tiene esta suite.
Otro punto que hace que su directo sea impecable es comprobar que no todo fue perfecto, es decir, Neal Morse nunca ha sido un gran cantante, y ayer se demostró, a su voz le cuesta llegar a los tonos altos, y lo mismo a Roine Stolt, impoluto guitarra, mediano cantante, pero eso les hace más humanos, y esas pequeñas imperfecciones hacen que gusten más.
Y no puedo acabar sin mencionar al gran Trewavas, llenando sin parar todos los huecos con su bajo. Este tío tiene un don especial, sabe perfectamente lo que cada melodía necesita, y aunque parezca el miembro que menos brilla, cuando uno se fija no puede más que rendirse a lo evidente.

El recuerdo que queda es de haber asistido a parte de una gira que quedará en la mente de muchos europeos como uno de los mejores tours en años, la misma sensación que tuve cuando vi a Dream Theater presentando su doble disco Six Degrees, o a The Mars Volta en su última gira con The Bedlam in Goliath.
Estimados lectores, la próxima vez, no se lo piensen y aunque no les fascine el progresivo, si tenemos la suerte de volver a ver por nuestras tierras a Transatlantic, ni se lo piensen, yo no lo haré.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí, es difícil explicar con palabras lo que pudimos sentir los que nos hallábamos allí anoche. Sin duda alguna, uno de los conciertos más mágicos a los que he podido asistir. Yo, si tengo oportunidad de volver a verlos, no me lo pensaré ni por un instante.

nortwinds dijo...

su ultimo album era simplemente genial, de momento todo lo que he leido o comentado con gente que los ha visto, son todo alabanzas

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

Me alegro de que fuera tan bien. No puedo creer que una banda toque tan pocos temas en 3 horas de concierto. Increíble.

¡Saludos!

Eddie´s Solitude dijo...

Fué descomunal, estuve en primera fila y el Dani me dejo tocar su guitarra en "Duel with the Devil" y el Trevawas me regalo su pua en mitad del concierto... increible... lo pase genial, el sonido desde primera fila era espectacular, el show perfecto, calidad por un tubo... Ojala podamos verlos otra vez!

Guillermo dijo...

Buena crónica, sólo señalar que tocaron 6 canciones, no 5.