viernes, 12 de noviembre de 2010

IMELDA MAY Sala Bikini 11/11/2010

Buen concierto el vivido hace unas horas en una Sala Bikini con una fantástica entrada y un ambiente jodido por momentos. Digo jodido porque parecía que el público de la parte izquierda de la sala estuviera en otra movida, en una fiesta privada, totalmente out del show de Imelda, una pena para los que nos gusta ir a conciertos a disfrutar PLENAMENTE de la música. En fin, una más de tantas del público barcelonés.

Personalmente he salido satisfecho del bolo, aunque una hora y cuarto de duración me parece demasiado poco, y es que a las 22.30h ya estábamos subiendo las escaleras de Bikini rumbo al exterior. Sea como sea toda la banda ha sonado excepcional, sobretodo el batería, menuda pegada tiene este tipo, menudo ritmo, que manera de vivir lo que toca, el mejor de todos, con permiso de Imelda, claro. Setlist muy compensado entre temas de Love Tattoo, Mayhem y versiones. Psycho en directo es enorme, sin voz distorsionada la canción alcanza otro nivel, de lo mejor de la noche. Johny Got a Boom Boom ha puesto a todo el mundo en pie, Mayhem se ha consolidado como un futuro clásico y Sneaky Freak es puro ritmo. Son sólo los primeros ejemplos que me vienen a la cabeza.

Imelda tiene un grandioso futuro por delante, cualquier día la vemos rompiendo las listas, espero no verlo, espero no tener que ir a verla al Palau St.Jordi de aquí a un par de años, quiero se egoísta y que no pase de una sala como Bikini, pero que no abandone, que siga como hasta ahora, con unos discos tremendos, inspirados, y unos directos que sanan el alma, puros y sinceros.

2 comentarios:

Ofersan dijo...

No la he visto en ninguno de sus shows, por loq ue leo, este puede que haya sido el más flojo d elos que ha dado. Saludos

nortwinds dijo...

realmente Imelda ha subido como la espuma entre el rockerio, y razones no le falta, ojala algun dia sobrepase el ser adorada por gente como nosotros y alcance el reconocimiento mayoritario, porque su musica lo merece y seria un poco de calidad entre tanta basura radiofonica