domingo, 20 de diciembre de 2009

Gracias Pep


Hoy en El Periódico de Catalunya escribía el periodista Emilio Pérez de Rozas el siguiente texto, con el cual me he sentido identificado y expresa a la perfección lo que los culés sentimos desde que el "6 de 6" se ha completado:

Decía Pep Guardiola que lo más grande que le ha pasado en todos estos meses no son las victorias, ni los títulos, ni la gloria. «Lo más grande es que la gente me da las gracias más que felicitarme».
Así que gracias Pep por representar a un país que duda, a su afición, a un estilo de vivir y de jugar y hacerlo con tan alto estilo.
Gracias por ganar jugando y no jugar solo para ganar.
Gracias por convertir cada victoria, cada título, en el discurso más bello, en el más educativo, en el más correcto jamás oído.
Gracias por convertirte en el mejor ejemplo, la mejor imagen del Barça, de ese més que un club que llevas en el corazón, en el alma.
Gracias por permitir que la afición culé viva, en plena crisis, posiblemente las Navidades más felices de su vida, con menos turrón y cava que otras veces, pero orgullosos de ser seguidores de un equipo que gana con humildad y sin estridencias.
Gracias por desterrar la autocomplacencia y hacer saber a los tuyos, que son muchos, que no hay premio sin esfuerzo, parto sin dolor y victoria y títulos sin sacrificio.
Gracias por sacrificar tu vida personal y familiar por convertir a tus endiosados jugadores en gente corriente, en tus hermanos y primos.
Gracias por enseñarles a amar esa camiseta, por contarles al oído, uno a uno, qué significa ese escudo.
Gracias por no permitir que ellos olviden, gentes de otros planetas, quiénes son y a quién representan, Gracias por convertir a los niños de casa, a los canteranos, en las columnas de tu Partenón futbolístico.
Gracias por enseñarles que solos no son nadie y juntos se convierten en un equipo casi invencible.
Gracias por convencerles de que el camino es la meta y no al revés.
Gracias por vivir sabiendo que el fútbol solo es fútbol, un deporte apasionante, pero que hay cosas mucho más importantes que el balompié.
Gracias por convertir el legado de Johan Cruyff en la Biblia azulgrana.
Gracias por hacer, ¡porque eso también es obra tuya!, que Messi metiera al Barça en la historia con un gol marcado con el escudo, empujado por UNICEF y por millones de niños de todo el mundo.
Gracias por acabar llorando, por descubrir a los tuyos que tú también estas hecho de la pasta con la que se hacen los sueños.
Gracias y muchas felicidades, sí.

1 comentario:

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

Este Emilio Pérez de Rozas escribe muy bien. Y Pep es todo lo que él dice. Maravilloso Barça.