sábado, 5 de diciembre de 2009

MARILYN MANSON Carpa Estadi Olímpic (BCN)


Mucho se habla que si Marilyn Manson ya no es lo que era y hombre, está claro que sus discos actuales pierden todo el factor sorpresa de antaño, y que su directo ha perdido toda la provocación en pro de la sutileza y el conformismo. Quizás esta palabra, conformismo, es la que mejor describe tanto al propio artista como a su público, que aún facturando buenos discos (sin más) como el anterior Eat Me Drink Me o el más novedoso The High End of Low, cae en la más absoluta autocomplacencia musicalmente hablando. Creo que Manson no hizo bien deshaciendose de Johny 5, y también creo que el retorno de Ramirez ha sido decepcionante, mucho bombo para lo que ha sido el resultado final, y no solo en disco, sino que el papel del guitarra en directo es más bien justito.

Ayer en Barcelona se quedaron a algo más que la mitad del aforo total, síntoma de que la banda va a menos en cuanto a popularidad, por otro lado eso da igual, nunca juzgaré a un artista por la cantidad de entradas que sea capaz de vender, pero tampoco sale bien parado en cuanto a su duración, la cual no llego a la hora y media, con pausas entre canciones y un ritmo demasiado sosegado.

Pero si algo le falta a Marilyn Manson es caña, y aunque dicho así suene un tanto gitano es totalmente cierto. Banda y público vivió los mejores momentos de la noche cuando hubo energía sobre el escenario, tanto con la versión de Patti Smith (Rock n Roll Niger), como con We're from America del nuevo disco o uno de los himnos de Holly Wood The Love Song.

Los trucos sobre el escenario fueron los mismos que en el Kobetasonik más algún añadido para esta gira, nada sorprendente, y de hecho ese creo que es uno de los mayores problemas, Manson ya no sorprende.

2 comentarios:

Ignacio dijo...

Pues que lástima, con lo que movía este hombre hace unos años...

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

Estaba cantado, va de capa caida desde hace años. Increíblemnte se ha quedado anticuado.

¡Saludos!